Alcanzar la libertad financiera es el deseo de cualquiera que desee vivir tranquilo y sin presiones. La libertad financiera llega cuando un individuo puede dejar de trabajar para vivir, es decir, el sueldo o dinero que se gana no lo paga el estado ni una empresa sino los activos de los que se disponga. El reto perfecto es conseguir la independencia financiera a temprana edad para evitar pasar media vida supeditado a un trabajo. Existe una alternativa a la jubilación tradicional en un mundo en el que la conciliación laboral y las pensiones no están siempre aseguradas.

 

La importancia del ahorro

Una persona que no es capaz de llegar a fin de mes con dinero no podrá alcanzar la libertad financiera. No importa el dinero que se gane o los diferentes conocimientos sobre inversión que se tengan si no se es capaz de hacer el sacrificio de ahorrar. En la actualidad es habitual pensar que aquella persona que llega justo a final de mes o que se apunta al consumismo extremo, está actuando de manera normal. Cada persona tiene libertad de hacer lo que desee, aunque cuando se exprime el sueldo hasta final de mes y las reservas se acaban, el miedo a perder el trabajo es importante ya que sin él no se puede sobrevivir. Lo mejor es formar un colchón de seguridad para imprevistos y para ello es posible que se tenga que sacrificar algún que otro capricho que no sea necesario. Esto no significa vivir como un pobre, simplemente es no vivir como un rico sin serlo.

 

La importancia de la diversificación de los recursos

Para obtener la libertad financiera a temprana edad es recomendable diversificar los recursos en diversos bloques. En primer lugar, una parte de los ahorros se han de asignar a un cubo de seguridad. Esto significa que si ocurriera alguna situación imprevista como la pérdida de trabajo o urgencia médica, siempre se dispondrá de una cantidad de dinero para resolverlo. Otra parte del dinero podría dedicarse al cubo del crecimiento. Aquí se reservará el dinero que se va a invertir a largo plazo, ya sea para inversiones en renta variable o para inversiones de riesgo considerable con los que se pueda obtener una rentabilidad de mayor potencial. Siempre se ha de tener en cuenta la relación rentabilidad-riesgo y asumir que el riesgo puede hacer perder parte del capital. Del mismo modo, también se puede crear un cubo para deseos en el que se incluyan los gastos para ocio como caprichos o viajes. Esta opción es perfecta para no abandonar la meta de obtener la libertad financiera y además es ideal para estar más motivado.

 

Prácticas a evitar para llegar antes a la independencia financiera

Conseguir la libertad financiera es sencillo si se siguen cuidadosamente una serie de recomendaciones. No es aconsejable depender ni hacer uso de los llamados préstamos exprés, ya que este recurso de auxilio monetario trae consigo unos altos niveles de interés. Lo mismo ocurre con las tarjetas de crédito ya que abarcan niveles muy altos de intereses, en algunos casos de hasta el 20 %. Para conseguir el objetivo de ahorrar se han de reducir gastos como disminuir las salidas para comer fuera de casa o realizar compras innecesarias. Cambiar la mentalidad para obtener la libertad financiera es muy importante. Es imprescindible darse cuenta de que trabajar como empleado, autónomo o tener una empresa no son las únicas formas de ganarse la vida que existen.

 

inversion

La inversión es imprescindible para obtener la libertad financiera a temprana edad

Las personas que invierten pueden conseguir su objetivo económico más rápido y con mayor facilidad. Ahorrar es un aspecto esencial para disponer de libertad financiera, pero por muy alta que sea la cantidad, en ocasiones es necesario invertir para no estar décadas ahorrando. Únicamente se ha de conseguir una parte de la meta que se quiere alcanzar para más adelante invertirlo y obtener rentabilidad sobre el dinero. Una de las maneras de sacar rentabilidad al dinero ahorrado es invertir en bolsa. Lo verdaderamente estupendo es que en la actualidad se pueden encontrar varias guías de cómo invertir y diversos documentos con interesantes estrategias de inversión. Algunas estrategias para invertir están relacionadas con comprar inmuebles que posteriormente se alquilan para obtener rentas. Del mismo modo, se pueden comprar acciones de empresas que reparten dividendos o suelan dar parte de sus ganancias a los accionistas.

 

Disponer de una buena cultura financiera

Existe una cierta seguridad acerca de que la mejor alternativa para sacar rentabilidad al dinero es el mercado bursátil. No obstante, no hay un criterio único de cómo invertir el capital en Bolsa. Las opiniones y preferencias son variadas, algunas personas escogen empresas con altos dividendos y otras empresas de crecimiento. Lo mismo ocurre con la inversión en acciones o en fondos de inversión indexados. Por lo tanto, el mejor consejo para aquellas personas que deseen invertir es que dediquen tiempo a formarse leyendo diversos blogs o libros sobre finanzas. Contando con la correcta cultura financiera es fácil darse cuenta que obtener la libertad financiera es sencillo. La idea es conseguir los objetivos en un periodo menor y de una manera más sostenible en el tiempo.

 

Pensar a largo plazo ayuda a alcanzar la libertad financiera

Si no se ha heredado una gran fortuna, no será fácil obtener la independencia financiera de una forma rápida. Por lo tanto, será necesario disponer de un plan concreto y claro para que se puedan alcanzar las metas en el tiempo que se ha previsto. Una idea es elaborar una lista de las opciones a realizar para dejar de trabajar a una edad temprana. Es imprescindible pensar en el dinero que se debe ahorrar, también si el ahorro se conseguirá con un trabajo extra o con ingresos pasivos y, evidentemente, de qué manera se invertirá el dinero que se ha ahorrado. Asimismo, es relevante tener en cuenta que las metas deben ser específicas y alcanzables para evitar decepciones. Lo más importante es no olvidar las metas, ya que cuando se alcanza una, se crean nuevos objetivos.