Con la llegada de un nuevo año, son muchos los planes que se hacen de mejora personal, en especial los relativos a la economía. Se considera así que, si conseguimos organizar adecuadamente nuestra economía, repercutirá también en nuestra capacidad de ahorro. De hecho, es del todo correcto. No en vano, hay un refrán que reza: „El ahorro es la base de la fortuna“. Entonces, ha llegado la hora de centrarse, evitar la compra por impulso y reflexionar antes de actuar. Una buena planificación, a la larga, nos asegura también una mejor calidad de vida y podremos organizar adecuadamente actividades tan simples (y trascendentales) como comprar una casa o un coche, o bien irnos de vacaciones. A continuación te presentamos 7 pasos para mejorar tus finanzas que debes seguir.

 

  1. Analiza tus finanzas personales actuales

Tus finazas personales actuales van a ser la base económica sobre la que vamos a trabajar. No importa tanto la cantidad como el saber mantener esa base estable e ir incremntándola en la medida de nuestras posibilidades. En primer lugar, te debes hacer una serie de preguntas esenciales, como cuáles son tus fuentes de ingresos principales y los gastos imprescindibles a los que no puedes renunciar (en un mes y en un año). Contando con estos datos esenciales, ya te hallas en la posición de calcular el porcentaje real que tienes para gastos imprevistos (por favor, reduce los caprichos al máximo).

 

Ya que has llegado hasta aquí, te daremos uno de los consejos para mejorear finanzas personales fundamentales. ¿Qué pasaría si perdieras tu fuente de ingresos actual? Siempre has de contar con esta posibilidad. Si así ocurriera, ¿durante cuánto tiempo podrías seguir afrontando los gastos obligatorios (mensuales o anuales)? Además, estaría bien estudiar a fondo tus posibilidades (de formación, físicas o mentales) para saber de dónde podrías obtener una nueve fuente económica. Tal vez tu hobby favorito pueda convertirse en negocio y actuar como complemento o fuente principal de ingresos.

 

  1. Eliminación de deudas

He aquí uno de los consejos para finazas personales realmente esenciales para una buena economía. Si has tenido la suerte de recibir una cantidad extra de dinero, no te lo gastes en viajes o comilonas con amigos. Aprovecha esa suerte para ir eliminando alguna de tus deudas, como la amortización de la hipoteca o ese préstamo eterno. Vivirás así más relajado, sin tensión. En cambio, si vieras que, efectivamente, no vas a poder hacer frente al monto de tus deudas, explica claramente tu situación a la entidad financiera en cuestión para llegar a un acuerdo común. Si has sido buen pagador, te darán realmente facilidades.

 

Asimismo, en el caso de que te encuentres en posición de solicitar un crédito en estos momentos, por favor, planifica muy bien, y de forma realista, los montos mensuales a los que puedes hacer frente. No te embarques en préstamos imposibles de pagar solo por poder hacer ese viaje de vacaciones tan atractivo que llama tanto tu atención.

 

  1. Confección de presupuestos

Conviértete en el contable de tu propia vida poniéndote manos a la obra en la confección de un presupuesto mensual o anual. Seguro que puedes aminorar en los gastos superfluos. Ha llegado la hora de comparar precios en el supermercado, tal vez de quedar menos (e invitar menos también), de dejar de comer fuera o de pedir comida a domicilio. Atención: no compres nada que realmente no vayas a utilizar. Esto significa, precisamente, dinero perdido.

 

Con la elaboración de un presupuesto, sabes exactamente cuáles son todos tus gastos. Y, bueno, si compruebas que sí, que este mes podrías darte un pequeño capricho, hazlo, pero siempre cerciorándote de que tus ingresos financieros mensuales te lo permiten y que, al mes siguiente, podrás seguir contando con ellos. Las plantillas de Excel resultan muy útiles para registrar entradas y salidas. Y recuerda: siempre es mejor el ahorro de unos pocos céntimos que los números rojos.

 

  1. Créditos solo para construir patrimonio

Los créditos de hoy solo sirven para la construcción de un futuro económico mejor mañana. La casa que tanto te cuesta pagar a plazos en forma de hipoteca se convertirá en una suculenta base sobre la que construir un nuevo plan de vida. Podrías alquilarla o bien venderla pues, por mucho que bajen los precios de la vivienda, siempre lo harás a un precio mayor que el de la adquisición inicial. Eso sí, el destino a crédito no puede superar el 20 o 30 % de tus ingresos totales.

 

Otro de los consejos para finazas personales esenciales a la hora de solicitar un préstamo reside en calcular no solo la cantidad solicitada, sino todos los gastos que lo acompañan: comisiones, notaría, gestoría o inscripción en el Registro. Una vez te lo hayan concedido, las cuotas son sagradas. Es el primer gasto imprescindible de tus ingresos, más que las vacaciones o las salidas con los amigos.

 

  1. Control de las tarjetas de crédito

Son, en verdad, muy tentadoras. Las de crédito, al contrario que las de débito, te dan la sensación de que puedes gastar lo que quieras, pues no lo pagas hasta el mes siguiente. Además, muchas de ellas ocultan comisiones o intereses que pueden alcanzar el 60 % de gasto. Infórmate bien en tu banco sobre el manejo correcto de las tarjetas en cuestión. Si eres dado al gasto compulsivo, tal vez debas limitar el número de tarjetas, o bien decantarte por una de débito.

 

Huye, además, por lo general, de los regalos añadidos que ofrecen muchas entidades financieras con la adquisición de nuevas tarjetas de crédito. Un máximo de dos tarjetas es suficiente para afrontar tu economía de forma adecuada. Si perdieras una (o te la robaran), siempre puedes contar con la sustitutiva.

 

finanzas personales

  1. Objetivos de ahorro

Tal vez, la idea de ahorrar en abstracto no sea muy atractiva. Por eso, debes hacerlo con objetivos concretos, esto es, si ahorro, seré capaz de terminar de pagar la hipoteca, entonces… Añade lo que quieras en los puntos suspensivos. Se aconseja, igualmente, que las metas sean cortoplacistas y relativamente fáciles de alcanzar. Cosas tan simples como „tengo que cambiar de televisión“ o „ha llegado la hora de reemplazar mi coche viejo“. Estudia bien las ofertas, analiza tu economía y ¡adelante!

 

Tras tener claro el objetivo, habrás de idear un plazo de pago, en función del capital inicial con el que cuentes y los instrumentos de inversión que utilizarás para conseguir tal fin. Otra de las claves de éxito radica en la constancia y la disciplina férreas, y en el recálculo continuo. Recuerda, además, los terribles imprevistos.

 

  1. Diversificación

Ya hemos llegado al último de los consejos para mejorear finanzas personales. Si has conseguido ahorrar una pequeña cantidad de dinero que desees invertir, siempre opta por aquellos con menos riesgos. No obstante, lo que mejor funciona es la diversificación. Las cantidades más pequeñas pueden ir destinadas a acciones de bolsa, mientras que las más grandes pueden ir destinadas a depósitos con pocos intereses. Si bien es cierto que seguramente de este modo no te hagas rico, sí conseguirás evitar el estar expuesto a los vaivenes de la bolsa tan cambiantes.

 

Al fin y al cabo, tu trabajo no es el de bróker aunque, seguro que con estos 7 pasos para mejorar tus finanzas, casi así te sientas, pues habrás llegado realmente a controlar todos tus gastos financieros de forma óptima. La mayoría de las veces, gozar de una buena salud económica tan solo depende de ti y de tus actitudes frente a la vida.