La pandemia del COVID-19 ha llevado a una crisis sanitaria, laboral, energética, económica y existencial, de gran repercusión mundial y sin precedentes. Enfrentar los cambios que se requieren, para encausarnos positivamente en el futuro próximo, va a requerir crear nuevos hábitos de vida para que podamos enrumbarnos hacia el éxito personal que merecemos. Un nuevo empleo, mejor salud, más tiempo de calidad para compartir en familia, son algunas de las cosas que emergen. Te mostramos el camino para crear hábitos constructivos de impacto positivo en nuestras vidas.

 

Nuevos hábitos de vida: ¿Para qué los necesito?

 

Los hábitos son conductas recurrentes en nuestro día a día, que deberían incidir positivamente en nuestra salud mental, física y espiritual. Al habituarnos podemos desarrollar el mayor potencial con el menor esfuerzo. En este camino es importante que dejemos por fuera los malos hábitos, como el fumar o comer en exceso, que sabemos pueden resultar perjudicial con el tiempo.

 

El hábito nos lleva a la rutina y al conocimiento. Podemos manejar, bañarnos, atar nuestros zapatos de manera eficiente porque hemos estado repitiendo todos estos actos a lo largo de nuestras vidas.

 

En la formación de un hábito se distinguen tres elementos:

 

  1. La necesidad que lo activa.
  2. La rutina que lo fortalece.
  3. La recompensa que hace que valga la pena.

 

Es así como establecemos nuestros hábitos de estudio, o de trabajo, manteniendo los esquemas representativos de las diferentes etapas en las que transcurre nuestra vida. Estudiamos largas horas, dedicando todo nuestro esfuerzo y concentración; lo hacemos todos los días porque sabemos será la mejor manera de alcanzar las mejores notas y obtener el mayor conocimiento durante nuestra etapa estudiantil.

 

Cuando vislumbras un cambio, romper con todos los esquemas habituales te permitirá establecer nuevos rumbos para alcanzar esa disciplina, dedicación y fuerza de voluntad que se requiere para llegar a ser exitoso en la vida, o en una nueva actividad, a la cual nos dediquemos. Cambiar el patrón que establecimos con nuestros hábitos de estudios, para adaptarnos al patrón laboral, nos permitirá convertirnos de dedicado estudiante a un profesional exitoso.

 

La creación de hábitos es un proceso dinámico que transcurre naturalmente. Cuando dejamos de hacerlo corremos el riesgo de estancarnos y no adaptarnos a los cambios de la vida.

 

exito personal

Creando nuevos hábitos de vida para el éxito personal

 

La creación de un hábito la define una necesidad particular, una motivación y la recompensa que representa en el camino del crecimiento personal. Para crear hábitos necesitamos estar conscientes de esa necesidad de cambio, de manera que al convertirte en la persona que quieres ser puedas lograr todas las metas que te propongas.

 

Crear hábitos constructivos implica también dejar de ser esclavos de esas malas conductas que atentas contra nuestro beneficio físico o espiritual. En el camino de la creación de hábitos, hay una serie de acciones que puedes fácilmente empezar a implementar:

 

  • Identifica cuál es el hábito o el cambio que quieres establecer y hasta dónde quieres llegar. Empieza siempre con pequeñas cosas, concéntrate en un solo hábito a la vez, de manera que puedas internalizar el proceso y se haga más fácil la aplicación del método en el futuro. Para esto es importante que establezcas metas realistas, específicas y cuantificables. Medir el avance te permitirá mantenerte focalizado en alcanzar tus metas y materializar ese nuevo hábito. Este ejercicio también te permitirá establecer prioridades en tu proceso de cambios hacia el éxito. Recuerda, un paso a la vez.

 

  • Encuentra tu motivación real para el cambio. La motivación, junto con la fuerza de voluntad, son herramientas efectivas que influyen en los cambios de conducta. Se reconoce su característica dinámica y fluctuante, por lo que no todos los días podríamos tener la misma intensidad de respuesta; es aquí donde la fuerza de voluntad se impone y nos permite mantenernos en carril. Las motivaciones están ligadas a las recompensas que establecemos en el camino de los cambios de hábito: mayor remuneración, mejor salud y forma física, menor peso ¿Qué es lo que realmente queremos conseguir y nos motiva?.

 

  • Visualiza el cambio que quieres alcanzar, revela a esa persona exitosa, sana o esbelta en la que quieres convertirte. A veces es una batalla contra nosotros mismos donde herramientas sencillas, como la programación neurolingüística, pueden representar un gran avance. La clave del éxito es la constancia.

 

  • Cultiva tu inteligencia emocional. Al ser consciente de tus propias emociones, desarrollando autocontrol, entusiasmo por las actividades que realizas y empatía por el medio que te rodea, podrás alcanzar la excelencia y el éxito en todos los actos de tu vida. Toma en cuenta que tus emociones y pensamientos pueden generar resistencia y autosabotaje contra estas nuevas metas o la materialización de nuevos hábitos. Esos pequeños fracasos pueden generar baja autoestima, tristeza y desesperanza, alejándonos de los objetivos que queremos conseguir. Convierte el optimismo en un estilo de vida para forjar ese futuro anhelado. Recuerda, el principal escultor de tu vida eres tú mismo.

 

  • Establece un plan de acción, con metas concretas y compromisos personales alcanzables. Un plan factible, específico y medible en el tiempo forma parte también de ese camino hacia el éxito. Para el mismo deberás preguntarte ¿Qué quieres lograr?, ¿Cómo lo harás? y ¿Cuánto tiempo tienes para conseguirlo?. Se flexible, pero mantén el empeño por alcanzar todas y cada uno de tus metas. Mantén tus nuevos hábitos dentro de la agenda diaria.

 

  • Celebra cada meta alcanzada fortaleciendo el camino de la inteligencia emocional que te motiva. Aprende a sentir la euforia del triunfo por las pequeñas cosas, esto ayudará a generar una huella en el subconsciente, convirtiéndose en una droga natural motivacional hacia el éxito. Los pequeños triunfos llevan a grandes logros.

 

  • Por último y no menos importante: ponte en movimiento. El mejor momento es el hoy y el ahora. Eres el mayor artista de tu universo creativo, en la concepción de tu mejor obra, tú mismo.

 

Definitivamente, este ejercicio nos permitirá retomar nuestras vidas, convirtiéndonos en una mejor versión de nosotros mismo, en el camino hacia el éxito que merecemos.